Archivo mensual: enero 2013

Los beneficios de saltar a la comba


Aquello que hacíamos cuando éramos pequeños con el único fin de divertirnos, puede no ser solamente un juego de niño ya que se ha demostrado que este ejercicio es uno de lo más completos que hay.

Un estudio del Cooper Aerobic Institute (EEUU) ha demostrado la validez de saltar a la comba (un ejercicio que figura desde principios de siglo entre los métodos de preparación de los boxeadores) como un método rápido de quemar calorías y mejorar la forma física. La investigación concluye que bastan 10 minutos seguidos de salto a la comba para conseguir el mismo beneficio físico que 30 minutos de carrera a un ritmo cómodo. Además el Dr. Ken Cooper comprobó que un trabajo de 10 minutos de salto a 120 giros/min. produce la misma aptitud cardiovascular que: ciclismo: 2 milla en 6 minutos; natación: 12 minutos.

Además es una forma barata y divertida de hacer ejercicio que reduce la posibilidad de tener enfermedades cardiovasculares, ya que fortalece el sistema cardiovascular, mejora la resistencia, velocidad de manos y pies, flexibilidad, tonifica la musculatura de las piernas, abdominales, espalda, hombros, pecho y brazos. Ayuda a controlar el peso corporal.

Según en Club de Salto Montilla para saltar a la comba hay que seguir estos consejos:

– Coge la cuerda por sus extremos fuertemente.

– Salta cuando la cuerda vaya a pasar por debajo de los pies, es decir, adapta el movimiento de los brazos y su velocidad a la altura y tempo del salto. Al principio deberás prestar mayor atención pero conforme domines el gesto, lo automatices, apenas debes prestar atención y salto lo realizarás de manera rápida y fluida.

– La recepción la tenemos que realizar con la punta del pie ya que si se realiza con todo la planta, el impacto con el suelo será muy grande (al no haber amortiguación)y esas fuerzas se transmiten hasta la cabeza pasando por los tobillos, rodillas, cadera y columna.

– Las rodillas apenas se flexionan ya que la excesiva flexión de rodillas supone que la fase de vuelo sea muy alta y la recepción posterior muy brusca. Por tanto debemos evitar flexionar en exceso las rodillas.

– El cuerpo tiene que estar alineado, erguido pero relajado, el exceso de tensión muscular hace que nos cansemos antes .

– Los codos pegado al cuerpo. El movimiento de la cuerda lo producen las muñecas y no tanto los codos.

– La cabeza mirando al frente y no hacia abajo para mantener, de esta manera, el equilibrio.

– La cuerda en el salto debe rozar levemente la superficie.

piramide2

Los últimos estudios argumentan que si en una misma sesión hacemos coincidir el trabajo de fuerza con el cardiovascular, el orden debería ser el siguiente:

Empezaremos por el calentamiento, continuaremos con el trabajo de musculación, posteriormente realizaremos el cardiovascular y finalizaremos con unos estiramientos suaves.

Este orden no es caprichoso, varios son los motivos por los que se debe afrontar el trabajo de musculación antes del de resistencia y lo principales son los siguientes.

Eficiencia: Para el trabajo de musculación necesitas realizar esfuerzos cercanos al 100% de tu fuerza y esto solo puede ocurrir en condiciones de descanso. Si consumiéramos antes la energía con una sesión de cardio, nos quedaríamos vacios de glucógeno para afrontar las pesas, dejando su rendimiento y efectividad por debajo del 50%.

Prevención: Es el motivo más importante, durante el cardio hay una deshidratación mucho mayor que durante las pesas provocado por los niveles de sudoración. Estudios demuestran que con un 2% de deshidratación el riesgo de roturas fibrilares se multiplica por 10, y con un 4% se multiplica por 50. Así que no te la juegues.

Comodidad: El hecho de enfrentarnos a la sesión de pesas después del cardio supondría hacerlo con la ropa sudada y es realmente incómodo entrenar así, más aún cuando este sudor se enfría, además volvemos a hablar de prevención, un músculo sudado y frío sometido a un esfuerzo importante es carne de cañón para las contracturas

Anuncios

“El futbolista mejora cuando es perdonado y querido” Marcelo Bielsa


ivan aneroSi por algo se distingue Marcelo Bielsa es por sus ideas y por su particular modo de comunicarlas. A lo largo del último lustro, el entrenador del Athletic no dio entrevistas, pero ofreció numerosas charlas en las que expuso su camino, sus inquietudes. A continuación se ofrecen extractos de sus conferencias en el Club Náutico Quilla de Santa Fe (Argentina) y en la Universidad de Valparaíso (Chile).

– Amor y perdón. “Hay algunas cosas que me sirvieron. La religión, especialmente la católica, tiene cuatro ejes antagónicos. Culpa y castigo; amor y perdón. El castigo está más en la superficie que el perdón y la culpa está más en la superficie que el amor. Con el tiempo me fui dando cuenta de que perdonar y querer al futbolista lo mejora”.

– Coincidencia. “Las palabras respeto y afecto, aquí, funcionan como sinónimos. Viví cuatro años en Chile. A los chilenos les va bien como país. Y les va bien por algo que los argentinos, que somos confrontativos, describiríamos como hipocresía y falsedad, que es ponerse de acuerdo, que es soslayar las diferencias con el otro. Para ir en un mismo sentido hay que tener un margen mínimo de coincidencia”.

– Quiero que me quieras. “Como todo ser humano, lo que dice el futbolista es: ‘Quiéreme de verdad. No solamente para que gane. Yo quiero que me quieras para poder ganar, no quiero que me quieras porque gané’. A todos nos taladra ese que cuando vas a la cancha te dice: ‘Hay que ganar’. Y te genera un fenómeno interior de tener que responder a las expectativas de todos. Dices: ‘¡Puta!, ¿cómo voy a tener que ganar?”.

– Desarrollo. “Los países desarrollados se caracterizan porque comparten la pobreza. Los equipos de fútbol desarrollados son los que reparten el trabajo sucio”.

– Resiliencia. “La resiliencia es la principal virtud de un jugador. Es la virtud que tiene un cuerpo de recuperar la forma original después de haber sidodeformado. Los grandes jugadores superan inmediatamente el dolor de la derrota o cualquier dolor que le produzca el juego”.

– Uniformidad. “Los que tenemos que gobernar colectivos queremos que todos los jugadores sean iguales. Estamos en contra de los diferentes. Pero hay partidos de 0-0 en los que en el minuto 90 les pides a los jugadores: ‘Inventen algo’. Y te miran diciendo: ‘¿Toda la semana uniformados y en el minuto 90 de un 0-0 inamovible hay que ser diferentes?’. Ahí empiezas a entender lo imprescindible del diferente. No basta con tolerar al distinto. Es indispensable respetarlo… Y lo digo yo, que los tolero, no los respeto. ¡Pero sé que debo respetarlos! ¿Con qué condición hay que incluir al distinto? Que no arrastre a otros”.

– Reglamento. “Interpreto el reglamento como un arma que asiste al juego para que haya armonía y para que la dedicación esté puesta en tratar de superar al rival. El juego fue creado para superar al rival de acuerdo con la belleza de los elementos que tiene el juego y no para observar el reglamento buscando perfiles que nos permitan superar al rival, pero no con la legitimidad de la esencia del juego. La esencia del juego es el gesto al servicio de la belleza”.

– Pase y ‘gambeta’. “Eliminar al rival a través del pase es el sustituto a la gambeta. Cuando uno no puede gambetear porque no tiene talento, gambetea a través del juego asociado. No es tocar y picar. No es sucesión de vértigos. Hay una estación intermedia”.

– Regreso. “La falta de regreso al ser eliminado en una gambeta es una cosa que el futbolista no tiene incorporado. Hay que desarrollársela. Nosotros estamos acostumbrados a pedir ayuda, pero estamos menos acostumbrados a darla después de recibirla”.

– Emotividad. “Siempre les digo a los jugadores que hay que estar ‘cerca y dispuesto’. El fútbol es fundamentalmente un hecho activado por la emotividad. Todo esto se logra entrenándolo, pero no es necesario entrenarlo si los jugadores están entusiasmados. Estas cosas se hacen para cuando los futbolistas no tienen ganas”.

– Pared. “La pared es una forma de eliminar rivales que necesita la complicidad del que defiende: el defensa es cómplice porque originalmente está más cerca del lugar al que va la pelota que el destinatario de la devolución”.

– Pase. “La forma de comunicación a través del pase tiene 36 formas posibles”.

– Desmarque. “¿Cómo se aprende a enseñar a desmarcar? Viendo a los que se desmarcan bien muchas veces y sacando la matriz, el eje, la huella que identifica el movimiento. Por ejemplo, el desmarque Orellana. Le pusimos así porque lo aprendimos de él. Orellana es frágil y la pide antes y la recibe después. Porque, si la recibe antes, como tiene poco peso, sufrirá más la patada. Es la naturaleza la que enseña. La cultura de los que tienen es distinta de la cultura de los que no tienen”.

– Programa. “Los futbolistas, en la actualidad, no están formados con la estructura de un programa y esta cuestión va en contra del desarrollo del talento. La formación silvestre, natural, es la mejor de todas. No tiene normas y los jóvenes la ejecutan espontáneamente. Pero eso ha dejado de ser posible porque para que la formación natural se concrete hay que disponer de cinco horas diarias libres durante un periodo de cuatro a seis años. Hay continentes que siguen dando futbolistas porque se produce lo que hace falta: lugar, tiempo y amor por el juego”.