Archivo mensual: noviembre 2012

Ser un líder Pigmalión que potencie en tus jugadores “Saber Competir”


Artículo de Patricia Ramírez

 

Si hay algo que admira un entrenador en sus jugadores, es la capacidad para COMPETIR. Saber competir implica ser contundente en el juego, intenso, no dar un balón por perdido, jugar con ambición, con estrategia y con mucha inteligencia. Incluye sobreponerse a las adversidades, ser frío y mirar por los intereses personales y los del equipo. Significa ser un guerrero, un luchador, no tener límites ni techo, quererlo todo y quererlo siempre.

La preparación de un jugador que quiere llegar a lo más alto y destacar implica pulir su talento hasta convertirlo en algo excepcional. Y este proceso se vuelve cada vez más exigente y complejo. Entrenamos la estrategia, la técnica, buscamos la nutrición perfecta, y cada vez son más las disciplinas que nos rodean y nos hacen ser cuasi perfectos para poder competir al mejor nivel.

En el terreno psicológico, un deportista tiene que ser capaz ante un partido, de dar lo mejor de sí mismo. No se juega por el simple hecho de participar. Se va a competir, a ser bueno, buenísimo y mejor, a cumplir con el sueño de niño que desea ser futbolista, aspirar a lo máximo. Como entrenador tienes la obligación de sacar lo mejor de los tuyos y de ayudarle en cada entrenamiento y cada partido para que se sienta seguro y capaz.

¿Te has preguntado como entrenador, qué parte de responsabilidad tienes tú? ¿Cómo puedes ayudar para que compitan mejor? Manejando la comunicación y el sentido común puedes ayudar a los jugadores a ser mejores de lo que son. Un aspecto que te permite potenciarles, es el ejercicio de un liderazgo positivo. El buen líder es un Pigmalión, un gestor de grupos que es capaz de sacar más de los chicos, de descubrir su potencial, técnico y personal, y hacerles creer que pueden llegar más allá de lo que imaginan. Cuando comunicas a través de tu aliento y ánimo, lo que esperas de los jugadores, terminas condicionando su comportamiento, tanto positivo como negativo. Si esperas algo bueno, si tienes fe, si les motivas guiándoles hacia el éxito, contribuirás a la seguridad y confianza de tu equipo. Si transmites esperanza, obtendrás esperanza.

Para ser un gran Pigmalión necesitas:

  1. Desplegar un radar que dirija la atención a la detección de todo “lo bueno”, tanto a nivel técnico como de actitud.
  2. Reforzar cualquier aspecto positivo que detectes con el radar. A pesar de que entrenar bien, hacer buenos centros o querer ganar sean comportamientos que un futbolista debe tener, no está demás que los elogies. Toda acción que se elogia tiene a repetirse, y además favorece la seguridad y confianza del jugador.
  3. Corregir con sosiego, con buenas palabras, criticando la conducta y no a la persona. No se dice “no entiendes nada, para qué coño doy yo las explicaciones”, mientras que si se dice “no sé si me he explicado bien, me gustaría que todos estuvierais atentos y así todos sabremos qué tenemos que hacer en el campo”.
  4. Trata de comunicarte y respetar tanto al que juega como al que no lo hace. Todos los jugadores necesitan sentirse importantes y ser partícipes del objetivo grupal. Nunca sabes cuándo los vas a necesitar.
  5. Da la cara, sobre todo con los que juegan menos. A veces los entrenadores creen que sobran explicaciones y que todos deberían saber por qué no son convocados, pero no es así. La percepción de un jugador no es la misma que la que tiene el entrenador. Sé sincero, habla con él. Todos valoran que vayas de frente y tengas sinceridad para decir por qué no está siendo convocado.
  6. Valora los esfuerzos. Puede ser que no tengas a alguien con un gran talento técnico, pero seguro que destaca en algo, seguro que tiene otro tipo de virtudes. Si dejas de valorar la actitud, el compañerismo y otros valores grupales, puede ser que el jugador entienda que no es importante para ti y deje de hacerlo.
  7. Sé franco con la comunicación. No des vueltas, sé directo y habla en términos positivos. Es preferible decir “podemos ser más intensos y trabajar más, tenemos que defender todos” que “no habéis corrido ni defendido, así no llegamos a ningún lado”.
  8. No hagas juicios de valor, no aportan nada y a nadie le gusta sentirse juzgado ni humillado.
  9. Escucha a tus jugadores. Nadie conoce mejor su puesto de trabajo que el que lo ejerce. Lo que puedan aportar respecto al juego y al trabajo indica implicación por parte de ellos. Puedes poner en prácticas sus opiniones o no, pero hacerles partícipes y escuchar es una virtud de los grandes líderes.
  10. Saca la cara por ellos y asume responsabilidades grupales. No los dejes nunca con el culo al aire. Lo que tengas que corregir hazlo en privado y a nivel individual.
  11. Establece objetivos desafiantes e invierte esfuerzo en conseguirlos. Transmíteles confianza y seguridad. Da mensajes en términos “podemos hacerlo”, “sabemos competir”, “estamos preparados”.

Estos consejos son importantes siempre, los jugadores por encima de futbolistas son personas. Pero cobran más relevancia dependiendo de la edad. Juzgar, humillar, faltar el respeto o gritar a niños y adolescentes puede tener un impacto en su autoestima y seguridad. Ser el líder del grupo no te confiere poder para dirigir y tratar a la gente con dureza. Mi experiencia me dice que los jugadores valoran más a la persona franca, directa, sosegada y humana, que a otro tipo de personalidades desafiantes, poco transparentes y agresivas, con las que no saben de “qué van”. Practica la empatía y antes de hablar y actuar piensa en cómo le impactaría a tu hijo un discurso, unas declaraciones o las palabras que vas a utilizar.

Patricia Ramírez Loeffler

Anuncios

Entrenadores en etapas de formación


“De 10 entrenadores que tuve UNO me ayudó, tres no me ayudaron y los otros seis me jodieron”

Marco Van Basten

Debe de haber un punto y aparte entre los entrenadores de equipos o etapas de formación y los entrenadores dedicados al rendimiento.

 

Los entrenadores nos creemos con la capacidad de sacar nuevos talentos, de atribuirnos los méritos de éxitos futuros, de afirmar “ese jugador todo lo que sabe me lo debe a mí”.

Los jugadores son los verdaderos protagonistas, ellos tienen el brillo del diamante, la sorpresa de la magia y la belleza de la obra de arte. Asumiendo esa realidad podremos colaborar en el desarrollo  de ese jugador, guiarlo y acompañarlo por parte de su trayecto.

Los entrenadores de fútbol en la formación deben ser:

  • Planteadores de problemas
  • Guías en del aprendizaje del propio jugador
  • Liberadores

Evitar ser directivos (pasa, tira, controla, desdobla…), adivinos (tenías que haber pasado, tenías que haber chutado por abajo…) y sobre todo evitar creer que poseedores de la verdad absoluta.

El jugador necesita retos que superar, dificultades a las que dar soluciones mediante decisiones individuales y colectivas. Precisa del error para comprender el juego.

El jugador necesita de preguntas que le permitan construir soluciones y entender el por qué de las cosas. Precisa de alguien que le permita ir descubriendo esas soluciones y cometiendo esos errores.

El jugador debe vivir experiencias en el juego, arriesgar, intentar y explotar sus virtudes. Precisa que no se le cohíba la libertad que le concede el juego como protagonista de este deporte.

Fomentar el riesgo y la liberación del jugador por hacer cosas nuevas y diferentes, contribuirá positivamente en la adquisición y desarrollo de los patrones cognitivos y motores (Entender el juego y dar las mejores soluciones técnicas).

 


La cátedra del fútbol base


Eduardo Domínguez, preparador del Deportivo y profesor universitario, presenta una tesis que crítica la dictadura del físico en la cantera gallega

Estuvo 11 años vinculado al Celta, Miguel Ángel Lotina se lo llevó al Espanyol y a la Real Sociedad y con él llegó al Deportivo para ejercer de preparador físico, pero a Eduardo Domínguez Lago le seduce apartar la vista de la elite para explorar la base. Profesor asociado de la Facultad de Ciencias da Educación Física de la Universidade de Vigo, tiene curiosidad y método, piel de investigador. Acaba de defender su tesis doctoral sobre futbolistas en formación, un trabajo que Lotina tilda de “revolucionario” y que ofrece una reflexión sobre la educación deportiva que reciben los jóvenes. “En el fútbol no está todo inventado”, asegura mientras busca respuestas a sus inquietudes. “Los que estamos a pie de campo tenemos que nutrirnos con metodologías e innovaciones para mejorar el rendimiento del jugador. En otros deportes que no son de equipo están más avanzados”, explica.

Rechaza separar a los niños por puestos y aboga por el “futbolista universal”

En categorías inferiores esa brecha de desconocimiento se amplifica y se replican estrategias de manera equivocada. Ahí inicia su reflexión Domínguez. “Igual hay que modificar tiempos de juego y romper con el modelo de repetir entrenamientos similares a los de los profesionales, porque los jugadores están creciendo y no son capaces de asimilar ese trabajo”. Él propone un entrenamiento adaptado para respetar los tiempos. La recopilación de datos para su tesis se lo ha demostrado. Estudió la evolución de 357 futbolistas gallegos en edad infantil, cadete y juvenil del máximo nivel y encontró datos reveladores. “En algunas cualidades analizadas, los chicos de 15 años obtuvieron valores superiores a los de 18 porque seguramente con éstos no se había estimulado un trabajo más metódico y riguroso”. Los primeros indicadores se recogieron hace seis años. Ahora siente inquietud por saber qué fue de aquellos chicos, sobre todo los que mostraban condiciones para triunfar. Anticipa que a Segunda B “habrán llegado muy pocos”.

Algo falla en la cantera gallega. En Holanda salen jugadores por oleadas. En Asturias durante una época, justamente la de mayor dedicación al fútbol base, florecían los internacionales. En Galicia el último grande fue Fran, que emergió por generación espontánea, sin un entrenador detrás.

“Falla el conocimiento de la evolución biológica de los jugadores”, advierte Domínguez. Ocurre mucho que los clubes promocionan a los chicos más desarrollados que garantizan victorias a corto plazo. “¿Se hacen bien los procesos de selección?”, se pregunta. “Hay dudas ante los virulillas con talento. Aunque tengan lo más importante: la calidad. Si tiene poca fuerza o resistencia la podemos trabajar, pero no se debería descartar a ningún jugador por su físico. Muchas veces la selección se basa en el desarrollo madurativo. Esos chicos acaban en equipos de alto rendimiento y los talentosos en equipos de barrio. Nadie llega a profesional”.

Domínguez alerta sobre valores como la velocidad que ya se pueden pulir a los 10 años -“ya tienen el sistema nervioso consolidado, si quieres estimular la aceleración en un chico de 19 años igual llegas tarde”, sostiene- y advierte de que hay otros como la fuerza, desconocidos en la base. “Son edades en los que predominan sobre todo los aspectos técnico-tácticos. Sería ideal sentarse con los entrenadores y coordinarse porque luego llegan futbolistas a la elite con déficit de trabajo físico y no hay tiempo para mejorar”.

Además, las nuevas generaciones que llegan al fútbol desde las facultades de Ciencias de la Educación Física deben manejarse en un entorno al que llegan capacitados, pero en el que abundan dirigentes aficionados con valores discutibles. Algunas canteras ya discriminan a futbolistas con seis años, una aberración a la que Domínguez suma la importancia de ofrecer al niño una formación multideportiva. “Disciplinas de contacto como el judo aportan capacidad de equilibrio”, ilustra. Pero a los entrenadores no les gusta que se pierda el tiempo lejos del fútbol.

Y muchos les asignan roles desde bien temprano, un error, según prueba su tesis, calificada con sobresaliente cum laude. “Nos encontramos con escasas diferencias en cuanto a capacidades físicas. No como en el fútbol de alto nivel, en el que los mediocentros son mejores en valores de resistencia que centrales o delanteros o en los que éstos dominan en cuanto a velocidad. Eso nos indica el error que supone estandarizar a un niño en edad alevín en una posición. Hay que ir hacia el futbolista universal”.


El ejercicio aumenta la capacidad cerebral


Del blog:

Nutrición, salud y vivir.

El biólogo molecular y prolífico autor John Medina explica en su libro exprime tus neuronas los fundamentos del cerebro y los principios para sobrevivir y prosperar en el trabajo, en la casa y en la escuela.

La mayoría de nosotros no tiene ni idea de cómo funciona nuestro cerebro. Esto tiene consecuencias trascendentales, por ejemplo intentamos hablar por el móvil mientras conducimos, sin saber que nuestro cerebro es incapaz de prestar atención a múltiples tareas al mismo tiempo.

El ejercicio lleva la sangre al cerebro, está a su vez transporta glucosa que sirve de fuente de energía y oxigeno que ayuda a eliminar una de las peores sustancias toxicas existente en el cuerpo humano  llamadas radicales libres. También estimula las proteínas que permiten mantener las neuronas conectadas.

Hay que dormir bien para pensar mejor

La cantidad de sueño necesaria para cada individuo varía, pero la necesidad biológica de una pequeña siesta por la tarde es universal y no está relacionada con la comida del mediodía.

La falta de sueño afecta a la capacidad de atención,  las funciones ejecutivas, la memoria, el humor, las habilidades cuantitativas, el razonamiento lógico y la destreza.

Un cerebro estresado no aprende de la misma forma

Las personas bajo estrés crónico, liberan adrenalina e hidrocortisona. La adrenalina crea cicatrices en los vasos sanguíneos que pueden causar un ataque cardiaco o  derrame cerebral, mientras que la hidrocortisona daña las células del cerebro lo que afecta a la habilidad de aprender y recordar.

El estrés emocional sufrido en el hogar ó en la oficina tiene grandes impactos sobre la sociedad, sobre la habilidad de los niños de aprender y sobre la productividad de los empleados.

El cerebro del hombre y el de la mujer son distintos

El hombre tiene un solo cromosoma X que se obtiene de la madre, la mujer tiene dos cromosomas X del cual solo uno está activo mientras que el otro sirve de respaldo.  El cromosoma activo de la mujer se obtiene de una mezcla de las células del padre y de la madre lo que hace que la mujer sea genéticamente más compleja.

Los cerebros del hombre y de la mujer son distintos estructuralmente y bioquímicamente, el hombre y la mujer responden de una manera distinta al estrés agudo, la mujer recuerda los detalles emocionales mientras que el hombre solo recuerda lo esencial de las cosas.

Somos exploradores natos y poderosos

Una parte específica del cerebro busca errores en nuestras hipótesis, y una región colindante nos conduce a cambiar el comportamiento.

Algunas partes del cerebro adulto siguen tan maleables como el cerebro de un bebe, por lo que podemos crear neuronas y aprender cosas nuevas toda nuestra vida.

1) ¡Nuestros cerebros están diseñados para caminar 20 km al día! El ejercicio estimula la capacidad del cerebro. Si quieres mejorar tus habilidades mentales, ¡muévete! Y si quieres aumentar la atención y comprensión durante una presentación, ¡haz que muevan los pies!

2) El cerebro humano también ha evolucionado: no tenemos un cerebro, ¡sino tres! Nuestro aprendizaje se ve poderosamente influido por el entorno emocional y por la relación profesor-alumno.

3) Cada cerebro cuenta con un “cableado” diferente: lo que aprendemos a lo largo de nuestras vidas modifica físicamente nuestro cerebro, cada persona almacena y procesa la información de manera diferente. Cuanto más reducido sea el grupo al que te diriges, mejor podrás adaptarte a sus diferentes ritmos de aprendizaje y comprensión. Hay muchas formas de ser inteligente, la mayoría de las cuales no aparecen en las pruebas de inteligencia.

4) No prestamos atención a las cosas aburridas: sólo podemos centrarnos en una tarea cada vez. No hay nada como compartimentar tu presentación en pequeños módulos para mantener la atención de la audiencia.

5) Repetir para recordar: los primeros momentos de una experiencia de aprendizaje determinan la capacidad de recordar posteriormente el material. Ganas o pierdes la batalla de capturar la atención de la audiencia en los primeros 30 segundos.

6) Acordarse de repetir: la forma de afianzar la memoria a largo plazo consiste en incorporar nueva información gradualmente y repetirla a intervalos programados.

7) Dormir bien para pensar bien: la pérdida de sueño afecta a la atención, a las funciones cerebrales, a la memoria de trabajo, al humor, a las habilidades físicas, al razonamiento lógico e incluso a la destreza motora.

8) Un cerebro estresado no aprende igual: el estrés crónico, por ejemplo causado por hostilidad en el hogar o en el trabajo, desregula peligrosamente la liberación de adrenalina y cortisol de tu sistema defensivo corporal, evolucionado para tratar con respuestas inmediatas a corto plazo ante peligros serios pero pasajeros, como un tigre de diente de sable.

9) Nuestros sentidos evolucionaron para trabajar conjuntamente, lo que significa que estimular más sentidos al mismo tiempo ayuda a aprender mejor.

10) La visión triunfa sobre los demás sentidos: el aprendizaje mejora con imágenes en lugar de palabras, escritas o recitadas.

11) El cerebro de hombres y mujeres es diferente estructural y bioquímicamente, por lo que su comportamiento es diferente por ejemplo ante el estrés agudo

12) Somos grandes exploradores por naturaleza, nunca dejamos de crear nuevas neuronas y aprender nuevas cosas.


Los falsos mitos más importantes de la práctica deportiva


Como en todas las áreas de la vida, en el deporte también circulan cantidad de falsos mitos o leyendas urbanas sobre la práctica deportiva. No se sabe cómo pero estos mitos siempre han estado aqui. Veamos los 10 más comunes y como se desmienten:

Sudar adelgaza: sudar te hace perder peso porque se pierde agua, pero cuando te hidrates, ese peso se recuperará. Recuerda que un litro de agua equivale a un kilogramo. ¿quién no se bebe un litro de agua después de una práctica más o menos intensa?

Las agujetas desaparecen tomando un vaso de agua con azúcar: no tiene sentido, las agujetas son dolor postesfuerzo producido por inflamación muscular, el azúcar que todavía sepamos, no es ningún antiinflamatorio.

Cuantas más proteínas tome más músculo tendré: este mito es el más extendido en los gimnasios. El organismo tiene un tope de asimilación de proteínas, de 1,5 a 2 gramos de proteínas por peso corporal y por día, es decir, si yo peso 80 kilos, tomar más de 160 gramos de proteínas al día no me servirá de mucho, todo lo contrarío, para hacer trabajar de más al hígado, que tiene que procesar tal brutal cantidad de proteínas.

Evita beber agua durante la práctica para evitar el flato: el agua es necesaria durante la actividad física. El flato no tiene nada que ver con beber agua o no, se debe a más bien a la flatulencia, es decir, tiene más relación con lo que has comido.

Cuando dejas de entrenar el músculo se convierte en grasa: metabólicamente es imposible que el músculo se convierta en grasa. Otra cosa es que al dejar de entrenar el cuerpo no necesite tanta masa muscular y esta disminuya al mismo tiempo que la grasa aumenta por no movernos.

Cualquier ejercicio es bueno para la salud: cualquiera no, habrá que ver nuestra forma física, si tenemos alguna patología o limitación y adecuar el ejercicio en cuestión a nuestras necesidades.

Hacer abdominales para perder barriga: este mito es el que más risa da. Para quitar barriga lo que hay que hacer es ejercicio aeróbico y quemar la grasa. Hacer abdominales sólo y únicamente fortalecera el músculo, pero no quemará la grasa que tiene encima.


ÉXITO


Las once claves de la motivación, el triunfo y el liderazgo vistas por los mejores entrenadores del mundo

“Si hay un secreto para el éxito, es el siguiente; entender el punto de vista del otro y ver las cosas con sus ojos.”
Henry Ford
Como publicitario, los mayores desafíos a los que me he enfrentado en mi vida han sido ser creativo en cada trabajo y configurar equipos que también lo fueran. Si una cosa he aprendido a lo largo de mi carrera es que en creatividad, el talento del equipo siempre es superior al talento de cada una de las personas que lo forman.
El entrenador tiene que asegurarse de que ha transmitido sus principios y valores, su filosofía de juego y su energía. Tiene que asegurarse de que todos los que saltan al césped y los que se quedan en el banquillo comparten los mismos objetivos. Si no logra eso, la derrota está asegurada.

Luis Bassat

“Para saber delegar es imprescindible conocer las virtudes y los defectos de cada miembro del equipo.”
Fabio Capello
¿Se imagina una empresa en la que el director cobrara menos que sus subordinados? ¿Un negocio en el que todos fueran jóvenes multimillonarios? ¿Cómo motivarlos? ¿Cómo hacerles sudar la camiseta? ¿Cómo hacer que se impliquen en el proyecto? ¿Cómo conseguir que crean en ti?
… existe un once ideal de liderazgo. Once atributos que los entrenadores de éxito cultivan y desarrollan. Desde el autoconocimiento hasta la motivación, pasando por la comunicación, la inteligencia emocional, la resolución de conflictos… Y si bien cada entrenador tiene su propio manual, todos son consientes de la importancia de que este once inicial sea competitivo para ganar partidos en el campo… y en la vida.
• Conocimiento de uno mismo

Cualquier departamento de cualquier empresa es el reflejo de su jefe. Cualquier familia es el reflejo de sus líderes. Si el jefe es caótico, el departamento es caótico. Si los padres son desorganizados, los hijos son desorganizados. No vale lamentarse. Somos responsables de lo que transmitimos, lo hagamos queriendo o sin querer.
Si algo no funciona en tu vida, pregúntate qué es lo que estas proyectando, qué estás transmitiendo y de qué manera. Sea como fuera, podemos cambiarlo. Variar de estrategia. Afrontar nuestro partido de otra forma.
Todo conocimiento verdadero parte de un sincero autoconocimiento previo.
Autoconocimiento para conocerse a uno mismo,
empatía para conocer a los demás
“Sé que no soy uno del grupo, que debo dejarles su espacio. Incluso en el autobús del equipo, soy consciente de que una presencia excesiva debilita el equipo. No puedo pretender que sean mis amigos.”
Pep Guardiola
• Conocimiento del grupo
El líder es parte del grupo y no lo es. Debe estar frente al grupo. Él decide. Por tanto, la amistad y la confraternización pueden resultar contraproducentes. El líder tiene la difícil misión de defender el trabajo de cada día y de lidiar con grupos muy diversos; la responsabilidad final recae sobre uno mismo; habitualmente hay nuevos conflictos, y, además, por si fuera poco, en la mayoría de los casos la figura del jefe es tachada de incompetente.
Conocer al grupo es conocer a los individuos que lo forman y eso significa conocer los egos de cada uno y conseguir que trabajen en un mismo objetivo.
“Para mí lo más importante es la comunicación. Dependo de la palabra.”
El mago Bielsa
• Comunicación
Ya sea un entrenador de futbol, un directivo de una empresa o incluso cualquiera de nosotros entre un grupo de amigos… hay que saber transmitir qué es lo que se quiere del individuo o del grupo.
Pep Guardiola ha impuesto su sello personal en la comprensión empática de un vestuario, consiguiendo que el equipo vaya en una misma dirección y que ésta sea la que él marca y propone.
La comunicación se basa en la confianza y el respeto mutuo. Confianza para poder hablar con libertad y respeto para escuchar las opiniones de los demás.
“Su manejo de los grupos humanos es fabulosos porque tiene un gran corazón. Se hace querer no por sus palabras sino por su forma de actuar.”
Alfonso del Corral
• Inteligencia emocional
La inteligencia emocional sirve para controlar emociones tan significativas en el mundo del deporte y de la empresa como la ansiedad, las presiones, los miedos y la agresividad, que en muchos casos son las causantes de la merma del rendimiento.
“Gestionar personas es conseguir que el grupo funcione deportiva y humanamente.”
Vicente del Bosque
La selección española ha interiorizado una forma de ganar, una identidad propia, con una misión, una visión y unos valores que han defendido con absoluta unidad, discreción e ilusión.
Detrás de las palabras del entrenador, el equipo debe saber que hay una manera de actuar que se corresponde con esas palabras. Una manera de actuar sincera, noble y justa. Así, el equipo respeta a su líder.
“Uno debe pedir a los jugadores que vayan más allá de ellos mismos, que empujen sus límites.”
Carlos Bianchi
• Metas y objetivos
Una de las características fundamentales para que un líder sea tal, es su capacidad para marcar metas y objetivos claros para su equipo. En este aspecto, hablamos de metas y, por qué no, de sueños a corto, medio y largo plazo, así como de saber gestionar las motivaciones y energías para llegar a buen puerto, que no es nada fácil.
Los objetivos del grupo son también los individuales
Todos los miembros de un equipo deben asumir como propios los objetivos previstos y realizar el trabajo para alcanzarlos.
“Once individuos sueltos sólo serán un equipo de futbol cuando se pongan de acuerdo alrededor de una idea, sustento o interes, sólo entonces lo distinto se pone al servicio de lo común.
Jorge Valdano

Las metas y objetivos del equipo deben ser perfectamente acordes con sus capacidades. Demasiado fácil, desmotiva; demasiado difícil, desmorona.

“Después del partido es antes del partido.” Sepp Herberger • Capacidades de planificación: global y personalizadaUn buen entrenador mantiene siempre un ojo abierto para controlar qué es lo que puede ocurrir mañana. La previsión y la planificación son una tarea constante que debe durar todo el año. No hay tiempo para recrearse en pequeños triunfos…

“Las decisiones no se toman tan a la ligera cuando hay tanta presión encima. Las decisiones hay que tomarlas cuando se está convencido del todo.”
Pep Guardiola
Un dirigente debe planificar y dirigir el día a día de los trabajadores. Pero la toma de decisiones es algo muy complicado que ha de hacerse con meditación y estudio.
Debemos saber a qué vamos a jugar, tener una idea de qué queremos, y luego planificar a corto y largo plazo para alcanzar nuestros objetivos.
“El futbol necesita tanto de la imaginación como de la corrección.”
Ángel Cappa
• Innovación y creatividad
para ganar es vital tener iniciativa para proponer ideas.
“No hay nada más arriesgado que no arriesgarse.”

Pep Guardiola Es importante que todos y cada uno de los miembros del equipo vayan a una y que su líder los escuche.

“Firmar un nuevo acuerdo significa que puede ver a ese talentoso grupo de jugadores alcanzar su potencial. Creedme cuando digo que estos jugadores están preparados para conseguir resultados.”
Arséne Wenger
• Generosidad

Cuando se ha conseguido crear un buen equipo, existen buenos presupuestos y los resultados positivos empiezan a florecer en una empresa, es cuando se demuestra de qué pasta está hecho el líder.

“La han ganado ellos.”
José Mourinho
La generosidad es fundamental en todo líder. Los empleados han depositado en él su confianza, pero además de interesarles el futuro de la empresa, les debe preocupar su situación personal.
… hay que tener en cuenta que si el líder es severo en su nivel de exigencia, debe ser generoso en las retribuciones, reconocimientos y premios.

“Tenéis que decir que es por culpa del cabrón del entrenador.” José Mourinho

El líder debe apartarse a un discreto segundo plano en los éxitos y dar un paso al frente en las dificultades y en los fracasos.
“Fui contratando para solucionar problemas.” José Mourinho • Capacidad de solucionar conflictos

En un grupo de trabajo el conflicto esta asegurado. Diferencia de pareceres, discusiones, tensiones entre compañeros, dificultad para entenderse… Todo hace que un trabajo pueda convertirse en una autentica pesadilla. Un líder debe controlar estas situaciones, mediando entre las partes y tomando decisiones taxativas que, en la mayor parte de los casos, no agradan a todos e incluso dejan descontentas a ambas partes…
Si las decisiones se toman con justicia y equidad, la resolución, aunque no guste, será aceptada por el grupo y el líder reforzara su posición y confianza…
“Si estas en el área de penalti y no sabes qué hacer con la pelota, métela en la red y ya discutiremos las alternativas más tarde.”

Bill Shankly Un conflicto se resuelve con resolución, pragmatismo, contundencia.

“No puedes dar nunca la sensación de que no sabes de lo que estás hablando.” Víctor Muñoz • Fortaleza

Aunque a veces la derrota es inevitable, un equipo debe permanecer unido y fuerte para que la frustración le afecte lo menos posible y aprenda de los errores cometidos. El líder debe saber hacer de las derrotas presentes la base de las victorias futuras.
Mejorar la fortaleza, tanto individual como colectiva, requiere trabajar intensamente siete aspectos de la personalidad:
– La autoestima
– La autoconfianza
– La tolerancia a la frustración
– La perseverancia
– La diversión
– El manejo de las emociones

– El manejo de los pensamientos

“Salgan a jugar y disfruten.” Johan Cruyff • Motivación, capacidad fundamental

Una de las misiones fundamentales del líder es la de motivar a su equipo y que sus palabras se conviertan en un legado para el espíritu del equipo que les insufle energía y así llegar a ser…
Si como asegura Valdano el gol es la esencia del futbol, la motivación es la esencia del liderazgo.
“Hay que tener una capacidad anímica importante. Hay que estar verdaderamente convencidos y manifestarlo claramente.”
Luis Aragonés
Disciplina, rigurosidad, exigencia, confianza, cariño y paciencia son algunas de las características fundamentales que comparten…
“Si Ferguson se marchara, echaría de menos nuestra rivalidad. Los duelos mentales con él me mantienen despierto.”
Arséne Wenger