Archivo mensual: abril 2012

Método Coerver: el abecedario del fútbol holandés


El holandés Will Coerver, técnico de los 70, ideó un sistema de enseñanza que postuló que “la técnica se puede aprender, no es sólo innata”. Para desarrollar esa idea creó un modelo de trabajo con una estructura orgánica piramidal de seis niveles acumulativos y que para avanzar a un nivel más alto exige dominar los preceptos de los niveles anteriores. Los seis niveles son, desde la base hacia arriba, la relación con el balón, la recepción y ejecución, uno contra uno, velocidad y finalización y, por último, el ataque colectivo. Normalmente se trabaja con jugadores de edades comprendidas entre los 6 y los 14 años, justo cuando son más moldeables los futbolistas.

 

La escuela del método Coerver ha incorporado a su plan de trabajo el método de Cecchini de la “psicocinética”, que marca la cancha con líneas y después la retira para que el jugador memorice esa huella precedente y la utilice en la resolución de situaciones de presión. La idea de la escuela Coerver ha evolucionado en los últimos años desde una metodología analítica (trabajando independientemente los ámbitos físico, técnico, táctico y psicológico) hasta una integral (emulando al método de trabajo en el Liverpool de Rafa Benítez) y alternando con la metodología postulada por Mourinho, la de periodización táctica. Coerver comenzó implementando este método en las sesiones de trabajo del PSV en los años 70. Sin embargo, ha sido la escuela del Ajax la que quizás haya desarrollado más el método. Los ajaccied trabajan esta metodología con los jugadores profesionales tratando de cubrir las deficiencias de los futbolistas escalón a escalón. Normalmente los jugadores con mayor técnica tienen mayores lagunas tácticas, mientras que los menos aventajados en el trato de balón, poseen mayores conocimientos situacionales. Los holandeses sostienen que mejorar la calidad técnica de los jugadores hace que sean más seguros y mejora el rendimiento del equipo.

La nómina de técnicos que han apostado por este método es extensa y en ella encontramos nombres reconocidos internacionalmente como el campeón del mundo con Brasil Carlos Alberto Parreira, el entrenador del Bayern de Múnich Jurgen Klinssmann, el argentino Osvaldo Ardiles o el que fuera técnico del Olympique de Lyon y Liverpool, el francés Gerard Houllier. Además de ser la piedra filosofal del fútbol holandés, es utilizado en universidades estadounidenses y en los principales clubes europeos, entre ellos lo ha adoptado el Barcelona para el desarrollo de sus categorías inferiores.

Robben, un producto de la factoría

Arjen Robben nunca ha escondido que debe mucho de su fútbol a las horas de trabajo con el método Coerver. Formado bajo los preceptos de la pirámide llegó a marcar 50 goles en la temporada 99-00 con los juveniles del Groningen. Con 17 años fichó por el PSV, siguiendo los pasos del hombre cuyos movimientos mecanizaba tras visionar en el vídeo: Romario. Otros productos del método son el ex azulgrana Bolo Zenden y el actual extremo del Liverpool Ryan Babel.

El Método Coerveres un programa de entrenamiento de fútbol para que jugadores de 5 a 16 años mejoren su técnica individual y sus habilidades en pequeños grupos, cuyo lema es “la técnica se puede aprender, no es solo innata”.

El Método Coerver fue creado en 1984 por Alfred Galustian y Charlie Cook, inspirados en el modo de entrenar de Wiel Coerver.
En este método se pueden distinguir diferentes fases:
  • Dominio del balón: en esta fase del entrenamiento cada jugador entrena individualmente ejercicios de control de balón con ambos pies.
  • Pases y recepciones: en esta fase se realizan ejercicios y juegos para mejorar el primer toque (ya sea para controlar el balón o dar un pase) y se fomenta la realización de pases creativos y precisos.
  • Movimientos (1 contra 1): fase en la que, mediante ejercicios y juegos, se aprenden movimientos individuales y cómo abrir espacios ante defensas muy cerradas.
  • Velocidad: entrenamiento con ejercicios y juegos con y sin balón, con los que se trabaja la agilidad, la aceleración y la potencia.
  • Finalización: mediante juegos y ejercicios se mejora la técnica de tiro y se fomenta el juego instintivo hacia la portería.
  • Ataque en grupo: fase en la que se mejora el juego colectivo, enfatizando en las transiciones rápidas.
Este método es usado por la Federación Francesa de Fútbol, la Federación Australiana de Fútbol, la Federación China de Fútbol, la Federación Japonesa de Fútbol, el Bayern de Munich FC, el Newcastle United FC, el Arsenal FC, el Ajax FC o el FC Barcelona entre otros.
Entre los jugadores que se han formado con este método destaca Arjen Robben, jugador del FC Bayern Munich y ex-jugador del FC Groningen, PSV Eindhoven, Chelsea FC y Real Madrid CF. También se formó con el método Coerver el jugador del Liverpool Ryan Babel, ex-jugador del Ajax FC.
Anuncios

El Barça ha construido su ‘think tank’ del futuro


En este momento procesal en que Pep Guardiola ha tocado la corneta y la gente del filial forma en el primer tiempo del saludo, botas limpias, uniforme impecable, es buen momento también para recordar a quienes hicieron posible este desplegable. Son horas agitadas, pues lesiones e incidentes generan un movimiento telúrico en todas las categorías: el primer equipo convoca a los adolescentes del filial y éste llama a los juveniles, quienes a su vez telefonearán a los cadetes y así hasta los grumetes. Frenesí de ascensores en Can Barça.

Y si esto es posible, más allá de cuál sea el resultado final y los avatares que genere desplegar el desplegable, es porque hubo y hay mucha gente anónima o poco conocida que trabajó durante muchos años para construir dicho entramado. No me refiero a los pioneros ya reconocidos (Oriol Tort, Laureano Ruiz, Johan Cruyff, Martínez Vilaseca y demás), sino a gestores y técnicos de bajo vuelo mediático. El hilo conductor, por ejemplo de un Quique Costas, siempre en segunda fila. El ojo perspicaz de los scouters que dirige Pep Boada, escrutadores del futuro, desconocidos en todas partes, pero que recorren miles de kilómetros para seguir las evoluciones de miles de aspirantes a la gloria. Sin estos detectives del talento, algunos exfutbolistas como Paco Martínez, otros excelentes analistas, no sería posible seguir alimentando el fuego canterano. Los centenares de horas que cada año han dedicado docenas de entrenadores para enseñar las claves y los secretos de semejante estilo de juego, posiblemente recompensado más en lo anímico cuando un chaval que moldeó con sus manos llega al Camp Nou que por reconocimientos públicos o económicos. Técnicos como Benaiges, Pimienta, Borrell, Álex García o Fran Sánchez, por citar unos pocos de entre muchos, han dejado y siguen dejando una huella decisiva en la progresión de los chavales. O gestores como José Ramón Alexanko, quizás el más sobrio de todos, siempre en la sombra construyendo engranajes, dinámicas y metodología que han desembocado en el éxito actual.

Sí, el mérito de llamar a los chavales y alinearlos es de Cruyff, de Van Gaal, de Rexach, de Rijkaard y de Pep. Pero quienes advirtieron dónde estaban las pepitas de oro; quienes las pasaron por el tamiz de la selección; quienes pulieron esos diamantes, les dieron forma, les educaron futbolísticamente, instruyéndoles en un lenguaje especial, fueron estos maestros de mérito similar y que nunca han reclamado recompensa. Si hoy es posible reformatear un Think Tank del conocimiento blaugrana es porque decenas de técnicos y gestores construyeron pilares sólidos y moldearon la materia prima de los campeones. No es malo que, en estos tiempos, recordemos también a los anónimos.

Definido y terminado el documento que agrupa todo el conocimiento sobre metodología del entrenamiento y los conceptos esenciales del juego blaugrana.

Una de las carencias importantes que poseía la estructura de fútbol del Barça ha sido cubierta: ya existe una Bilblia única del juego y la metodología de entrenamiento, la Carta Magna del Idioma blaugrana. Los autores que han definido y terminado el documento audiovisual, siguiendo instrucciones de Andoni Zubizarreta, son Joan Vilà, Paco Seirul.lo, Víctor Sánchez y Emili Ricart. El título con que ha sido bautizada, en los circuitos internos del club, la citada Carta Magna es el “Think Tank del Conocimiento”. Básicamente, consiste en una herramienta de gestión del conocimiento para que todos los implicados en la formación de futbolistas de la cantera conozcan los conceptos esenciales del juego de posición que practica el equipo, así como los métodos a trabajar en el entrenamiento para alcanzar la excelencia en la actual filosofía y modo de jugar.

Los orígenes de esta iniciativa emprendida por Zubizarreta y la secretaría técnica del club se remontan a inicios de la pasada temporada, cuando se detectó la ausencia de un documento aglutinador de todos los detalles metodológicos de entrenamiento y conceptos de juego en la escalera de equipos, especialmente entre el Cadete B y el filial. Durante el proceso de investigación del libro `Senda campeones¿ (Editorial Columna) Zubizarreta nos decía: “Me he encontrado con un club que, en todo su proceso de cantera, tiene una filosofía muy clara, un concepto muy claro, una idea de juego (¿) pero sin que tenga nada escrito. No hay un manual de la cantera. Existe la metodología de entrenar y los entrenadores la tienen escrita y preparada, pero no existe un programa escrito diseñado para el desarrollo global”. Este programa es el `think tank¿ que firman los cuatro técnicos.

DIBUJAR EL MAPA DEL TESORO

El propio Zubizarreta definía en aquella ocasión el contenido de la biblia que echaba en falta: “Qué somos, qué hacemos, dónde estamos, cómo nos estructuramos, por qué vemos unos mercados y no otros¿ Hemos de tener dibujado el mapa del tesoro¿”. Y marcaba la línea a seguir en el futuro: “Hay que evolucionar. Por eso digo que primero debemos saber lo que somos y lo que hacemos y, a partir de ahí, plantearemos qué cosas nos ayudarán a ser mejores”. Así que, durante su primer ejercicio completo, el director deportivo y la secretaría técnica realizaron la citada tarea de evaluación: auditaron y detectaron fortalezas y debilidades. La decisión desembocó en la contratación en julio de Joan Vilà para ponerle al frente del Área transversal de Metodología. Joan Vilà es algo similar al Cesc Fàbregas de los entrenadores. Aprendió el idioma blaugrana en edad juvenil a las órdenes de Laureano Ruiz, jugó al lado de Cruyff en el primer equipo, entrenó a la cantera del club durante 16 años y fue el mentor de Xavi Hernández, así que su perfil reunía todas las características para encargarse de la reforma de la Constitución no escrita del fútbol blaugrana. Antes de contratarle, Zubizarreta era plenamente consciente que Vilà era crítico con algunas carencias metodológicas del club e incluso poseía opiniones discrepantes sobre varios aspectos específicos: por ejemplo, sobre el modo de enfocar la sucesión de Xavi Hernández en el futuro. Aplicando su máxima de que dos cabezas que discrepan piensan más y mejor que una sola, Zubizarreta contrató a Vilà para redactar la Carta Magna.

EL MANUAL DE ESTILO

El 31 de agosto, el director deportivo anunció la puesta en marcha de esta Área transversal bajo la dirección de Vilà y con dos ejes fundamentales de orientación para el futuro del Barça: “1.- El concepto futbolístico no se discute: se desarrolla; 2.- Buscamos el talento, desarrollamos el talento”. La importancia que el club otorgó a dicho trabajo se dimensionó en la contratación de Vilà y muy especialmente en la composición del equipo de trabajo, compuesto por Paco Seirul.lo, preparador físico del primer equipo desde 1993, eminencia mundial en la ciencia de la motricidad humana y la teoría del entrenamiento en deportes de equipo; Emili Ricart, prodigioso recuperador físico también del primer equipo; y Víctor Sánchez, uno de los entrenadores más prometedores (ganador de la Nike Cup), cuyo nombramiento como técnico del Cadete A fue suspendido para darle el rango de coordinador del equipo de trabajo.

La misión del grupo nos había sido expuesta con anterioridad por Albert Valentín, responsable de la secretaría técnica: “En el Barça, la idea del fútbol que se jugaba ha flotado siempre en el ambiente. Ahora, tratamos de construir un libro blanco donde quede reflejada la idea del fútbol que hace el Barça para que, en el futuro, no haya dudas ni incertidumbres. Probablemente, no un libro en forma escrita, pues entendemos que hoy en día la imagen es más importante que el texto”. Así se ha hecho. A través de imágenes, todo ha quedado grabado: el auténtico manual de estilo blaugrana.

IMPLICACIÓN DE PEP Y TITO

La implicación del primer equipo y de Pep Guardiola y Tito Vilanova ha sido máxima en el empeño, delegando en dos de sus mejores hombres (Seirul.lo y Ricart) la transmisión de los conceptos fundamentales de juego del Pep Team. Desde el mes de septiembre se han repetido las reuniones de presentación y coordinación entre el grupo de los cuatro técnicos y los 33 entrenadores de la cantera del club. Dichas reuniones han tenido lugar en la planta subterránea de La Masia y sus contenidos han versado sobre métodos de entrenamiento, ejercicios específicos, filosofía de juego y conceptos muy concretos. Uno de ellos, a título de ejemplo, es el nuevo papel de los laterales en todos los equipos del club. El paradigma es Dani Alves y la modificación de laterales defensivos en laterales largos. Las instrucciones son volcar el juego por dentro con más intervención de los centrocampistas a partir del tránsito en categoría cadete, con lo que los laterales deben tener largo recorrido.

En la medida de sus posibilidades, los técnicos de la cantera han pasado a aplicar de inmediato dichos conceptos. Así, en el Cadete B, el entrenador Fran Artiga reconvirtió al extremo navarro Julen Arellano en lateral izquierdo, donde está rindiendo a un nivel excepcional; y también al ecuatoriano Josimar Quintero, un prometedor centrocampista con un perfil que recuerda a Thiago Alcántara, volcado ahora en el lateral derecho. En esta Carta Magna no se plantean movimientos tácticos de los equipos, pues se considera que son los métodos de trabajo y los conceptos básicos los que acaban provocando un determinado despliegue táctico: la salida de balón, la generación de hombres libres, la búsqueda de superioridad detrás de la línea de presión, los extremos abiertos, el juego por dentro, los laterales largos, el falso 9¿ Conceptos que juntos conforman un modo de jugar.

BANCO DE ENSAYOS

Las novedades que el equipo de Guardiola va introduciendo se distribuyen, mediante estos flujos de información, en las categorías inferiores a gran velocidad. Dado que los conceptos del juego son los mismos, las variantes tácticas no tardan en repetirse. Así, si el sábado 24 de septiembre, Guardiola planta un 3-4-3 en el Camp Nou para derrotar por 5-0 al Atlético de Madrid, el domingo 2 de octubre García Pimienta lo emplea con el Juvenil B para derrotar al Calella (2-0). Y si el miércoles 28 de septiembre, Guardiola presenta en sociedad su 2-3-3-2 contra el Bate Borisov (0-5) en Champions, el sábado 8 de octubre, Fran Artiga lo emplea con el Cadete B para vencer al Ascó, curiosamente también por 5-0, y es entonces cuando sabemos que los flujos de comunicación son bidireccionales: no sólo el fútbol base emplea los métodos del primer equipo, sino que también sirve de ensayo para probar determinadas variantes ante rivales que acuden a la Ciutat Esportiva a encerrarse. Dicho ensayos son analizados más tarde por el grupo de Joan Vilà por si el primer equipo también puede extraer algún beneficio de la prueba.

Este ‘think tank’ y su documento audiovisual se han constituido definitivamente en herramienta de gestión del conocimiento blaugrana, permitiendo que ya no haya un “libro” distinto en cada despacho del club, sino uno solo que lo contenga todo. De ahí que la misión de la secretaría técnica sea estratégica, de vertebración deportiva de la entidad, en tanto la de cada equipo se considere una misión operacional. Como decía Albert Valentín “se trata de generar conocimiento para el futuro. Establecer una rutina científica y un orden coherente. Que cuando las personas se vayan, el conocimiento se quede en el club”.


Patricia Ramírez, psicóloga del Betis.


Patricia es la psicóloga del Betis. Llegó a Heliópolis el pasado año procedente, curiosamente, del Mallorca, donde trabajaba con el técnico, Gregorio Manzano. Ha funcionado a la perfección en sus primeros meses, pero ahora, tras el bache y tras las tres últimas derrotas del equipo, tiene ante sí un reto, levantar la moral de un grupo que ha bajado su rendimiento y ha perdido, momentáneamente, su plaza de ascenso. Pero tiene solución. “Vamos a trabajar los factores de éxito de la primera vuelta”, apunta Patricia, mientras que Pepe Mel puntualiza que “no hay que hablar de junio ni nada”, comentaban ambos en un reciente reportaje de Canal Plus (ver vídeo), al tiempo que señalaban que una de las posibles causas de este bajón, moralmente, es el cambio entre la competición copera, los elogios, el Barcelona, y la competición liguera.

La presencia de Patricia en el seno de la plantilla bética se ha convertido en habitual, es una parte más del equipo, aunque su función no sea meter goles, sino “trabajar la autoestima de los jugadores, la confianza en sí mismos”. Ahora, después de tres derrotas, más que nunca. Acompaña a los jugadores, se desplaza, sirve de apoyo, de ayuda. Está con el equipo antes y después de los partidos.
Tras declaraciones como las de este lunes de Iriney hay un trabajo psicológico importante, que busca despertar en los jugadores ese orgullo que provoquen la reacción cuanto antes.
Para Patricia esto no es nuevo. Ha trabajado con equipos de todas las categorías, de Tercera, Segunda y Primera. “Pero los efectos motivadores no varían, siempre son los mismos para los futbolistas. Las variables psicológicas que afectan al rendimiento son comunes”, señala la psicóloga bética.
Es el momento de tirar de piscología, pues, buscar los factores de éxito que han llevado al Betis al liderato en la primera vuelta y remontar una situación que además de deportiva, es piscológica.