Archivo mensual: octubre 2011

CLAIREFONTAINE: El secreto mejor guardado de los Bleus


A finales de los años 90, la selección francesa logró conquistar la Copa del Mundo de la que fueron organizadores, tras una apasionante final ante Brasil donde Zidane se sacó su carnet de miembro del Olimpo futbolístico. Dos años después ratificaron su dominio, esta vez en la competición continental, donde un gol de oro de Trezeguet daba el título a los “Bleus” que completaban un doblete histórico. El mundo del fútbol comenzaba a analizar las claves de aquel equipo que había maravillado a Europa. Las conclusiones finales podían llegar a resumirse en dos: Sólo 9 de los 23 jugadores convocados por Aime Jacquet tenían antepasados franceses, lo que condujo al equilibrio de una plantilla capaz de compaginar la potencia africana con la táctica francesa. El otro motivo principal fue la política de cantera forjada en las últimas décadas con la creación de 9 centros de tecnificación a lo largo de la geografía francesa, siendo el más destacado el de Clairefontaine.

El Centro técnico nacional Fernand Sartre, se encuentra en el pequeño pueblo de Clairefontaine-en-Yvelines, a 50 kilómetros de Paris. Es el centro nacional de la asociación de fútbol y uno de los más importantes centros de formación del país ya que acoge a todas las jóvenes promesas que destacan en la Ile de France, es decir, en la capital y sus alrededores. Desde su apertura en 1988 se ha convertido en un punto de referencia del fútbol de cantera en el mundo. Como comentó una vez el ex seleccionador sueco de la selección inglesa Sven Goran Eriksson: “Si Inglaterra hubiera contado en las últimas décadas con un espacio equivalente para las nuevas joyas de las Islas, probablemente los británicos hubieran logrado algún gran título”.

En 1976, el presidente de la Federación Francesa de Fútbol, Fernand Sartre, inició los contactos para cumplir su sueño de poder educar a los más pequeños en una escuela de fútbol donde se pulieran lo diamantes en bruto del país. Más de una década después Clairefontaine abría sus puertas, y desde entonces los mejores jugadores entre 13 y 15 años de los alrededores de Paris han pasado por sus instalaciones para entrenar y mejorar sus habilidades técnicas. Muchos de ellos han sido reclutados por los grandes clubes del país tras su paso por el centro donde los chavales aprovechan para demostrar toda su valía. De Clairefontaine han salido algunos de los mejores jugadores franceses de los últimos años como Gallas, Saha, Rothen, Anelka, y por encima de todos ellos, Thierry Henry, uno de los grandes goleadores del siglo XXI.

La maquinaria del centro no descansa y la nueva generación ya ha dado el salto a las grandes ligas europeas: Obertan, Diaby y Ben Arfa son los principales estandartes de esta hornada que espera lograr los mismos éxitos que sus predecesores. Para ello esperan hacer uso de cada charla, de cada experiencia y de cada segundo vivido en un paraíso futbolístico de 56 hectáreas en el corazón del bosque Rambouillet. En Clairefontaine las promesas francesas salen del cascarón para convertirse en verdaderas estrellas del planeta fútbol con la intención de llevar a lo más alto a su país como ya lograron en aquel mágico verano de 1998.

Anuncios